Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán llegó a Nueva York, extraditado por México

Joaquín El Chapo Guzmán, el narcotraficante mexicano que logró escaparse en dos ocasiones de penales de alta seguridad, fue extraditado este jueves a Estados Unidos y llegó a un aeropuerto suburbano de Nueva York por la noche.

Se prevé que Guzmán, líder del cártel de Sinaloa -uno de los cárteles del narcotráfico más grandes del mundo-, pase la noche en una cárcel de Nueva York antes de que este viernes sea presentado en un tribunal federal en Brooklyn, dijeron funcionarios.

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México anunció que Guzmán fue entregado a las autoridades estadounidenses horas antes en el último día del gobierno del presidente demócrata Barack Obama y en vísperas de ser sustituido por el republicano Donald Trump.

Guzmán quedó en manos de la DEA en Ciudad Juárez, limítrofe con El Paso, Texas.

El Chapo, que tiene cincuenta y tantos años, escapó de la cárcel por primera vez en 2001 y luego pasó más de una década prófugo antes de ser recapturado. Pero volvió a fugarse en 2015 a través de un túnel de kilómetro y medio (una milla) de longitud que llegaba a la ducha de su celda.

Su escape en julio de 2015 fue sumamente embarazoso para el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, y posteriormente las autoridades mexicanas parecían ansiosas de entregarlo a Estados Unidos.

Un tribunal rechazó un recurso amparo contra la extradición y falló que ésta era constitucional, señaló la cancillería mexicana en un comunicado.

Los abogados de Guzmán habían disputado la extradición desde que fue recapturado en 2016, y el jueves dijeron que el gobierno mexicano lo envió a territorio estadounidense para distraer al público de las protestas que ha habido en todo el país por el alza a los precios de la gasolina.

“Fue ilegal. Ni siquiera nos notificaron”, dijo Andrés Granados, abogado de Guzmán. “Lo manejaron políticamente para opacar la situación de las gasolinas”.

Además de Nueva York, El Chapo enfrenta cargos en otras cinco jurisdicciones estadounidenses, incluidas San Diego, Chicago y Miami. Si es declarado culpable podría pasar toda la vida en la cárcel.

Una denuncia en el Distrito Este de Nueva York lo acusa de estar a cargo de un cártel de las drogas con miles de integrantes que obtiene ganancias por miles de millones de dólares. Dice que el capo y otros miembros del cártel de Sinaloa han utilizado sicarios para asesinar, secuestrar y torturar.

Después de su última fuga se convirtió en una especie de leyenda popular para un segmento de la población mexicana por su abierto desafío a las autoridades. Fue inmortalizado en canciones conocidas como narcocorridos.

Mientras estuvo fuera de la cárcel, en el otoño de 2015, sostuvo un encuentro secreto con los actores Sean Pean y Kate del Castillo. La reunión fue tema de un artículo que Penn publicó en la revista Rolling Stone en enero del año pasado, justo después de que infantes de Marina mexicanos recapturaron a Guzmán en Sinaloa.

En la entrevista el capo no mostró remordimientos por sus actividades criminales, y dijo que se había dedicado al tráfico de drogas desde los 15 años para sobrevivir.

La decisión de México de extraditar a Estados Unidos a uno de sus prisioneros más buscados llega en momentos en que Trump ha adoptado una postura muy estricta en lo que respecta a los inmigrantes no autorizados provenientes de ese país, comprometiéndose a construir un muro en la frontera y hacer que México pague por ello. Las autoridades mexicanas han dicho reiteradamente que no será así.

Derek Maltz, quien fue jefe de la División de Operaciones Especiales de la DEA hasta su retiro a mediados de 2014, dijo a la AP que el momento en el que ocurre la extradición, a menos de 24 horas de que Trump asuma la presidencia, podría ser visto como un gesto de buena fe de parte de México. (I)